Las alitas de pollo son uno de esos ingredientes comodín, que por su versatilidad permiten miles de elaboraciones diferentes. Hoy en Carnicerías Herrero os traemos una receta de alitas agridulces, con un toque oriental que sorprenderá a toda la familia.

Ingredientes para la receta de alitas agridulces

Para preparar en casa esta receta de alitas agridulces, necesitaréis:

  • 1 kg de alitas de pollo de Carnicerías Herrero
  • 1 limón
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 5 cucharadas de salsa de tomate (preferiblemente casera)
  • 1 cucharada de salsa de Tabasco
  • 1 cucharada de miel
  • semillas de sésamo
  • 1 cucharada de jengibre molido
  • aceite de girasol u otra variedad suave
  • sal
  • pimienta negra recién molida

Paso a paso de la receta

Preparar esta deliciosa receta de alitas agridulces es muy fácil.

En primer lugar, limpiamos bien las alitas, retirando el espolón y quemando con un soplete de cocina las plumas que queden. Si no tenéis soplete, podéis hacerlo a mano con unas pinzas.

En segundo lugar, vamos a preparar la salsa agridulce. Para ello, pelamos los dientes de ajo y los colocamos en un vaso de batidora. A continuación, lavamos el limón y rallamos la piel, incorporándola junto al jugo de limón en el vaso de batir.

Después, añadimos también la salsa de tomate, la de soja, el Tabasco, el azúcar, el jengibre molido, la miel y unas cuatro cucharadas de aceite de girasol.

Ahora toca el turno de batir bien los ingredientes y salpimentar al gusto. Una vez lista la salsa agridulce, la vertemos en un bol o fuente donde quepan las alitas y las embadurnamos bien. A continuación, tapamos con un papel film y dejamos macerar. Lo ideal es dejarlas la noche anterior a cuando se vayan a cocinar.

Cuando vayamos a prepararlas, las sacamos un ratito antes de la nevera para que se atemperen. Mientras tanto, calentamos el horno a 220ºC, con calor arriba y abajo.

Después, colocamos la rejilla sobre la bandeja de horno y en ella colocamos las alitas. Horneamos durante unos 25 minutos, o hasta que queden perfectamente hechas y crujientes.

Sacamos, dejamos templar ligeramente y tomamos acompañadas de ensalada, patatas o nuestro complemento favorito.

Un truco: si preparaste mucha salsa agridulce, coloca un papel de horno sobre la bandeja y aprovecha la salsa que escurra para tu plato. Solo fíjate que no esté quemada, prueba un poquito y decide si la pones o no.