Por qué comer carne de pollo

//Por qué comer carne de pollo

Por qué comer carne de pollo

El pollo es un alimento que lleva entre nosotros muchísimo tiempo. Rara es la familia española en la que no se come carne de pollo. Pero, si por un casual aún te quedan dudas de por qué comer carne de pollo, en Carnicerías Herrero te damos unas cuantas razones. Toma nota.

Por qué comer carne de pollo

Es baja en grasa

Vivimos en una sociedad en la que cuidarse es primordial. Pero ya no solo para sentirnos bien por fuera, sino también por dentro.

Por eso, la carne de pollo es ideal para todas las edades, ya que es una carne baja en grasa. Esto permite introducirla en dietas de control de peso sin problema.

Fácil de digerir

Esta es sin duda una estupenda razón. Al ser una carne de fácil digestión, puede tomarse tanto por niños como por personas mayores. Estos son los rangos de edad en los que a veces es complicado encontrar comidas adecuadas. Pero el pollo es apto para cualquier persona.

Rica en proteínas

Otro de los motivos para comer carne de pollo es que es rica en proteínas de alto valor biológico. Estas proteínas son necesarias para la formación y conservación de los tejidos. También son muy valoradas por los deportistas.

Aporta muchas vitaminas y minerales

El pollo nos aporta vitaminas del grupo B, que elevan los niveles de energía y ayudan a quemar más calorías. Además, contiene minerales tan importantes como el fósforo y el selenio, necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

Reduce el ácido úrico

En comparación con otros tipos de carne, el pollo contiene muchísimas menos purinas. Al digerir las purinas nuestro sistema produce ácido úrico, que en altas concentraciones provoca problemas de salud.

Nos hace sentir bien

El consumo de pollo aumenta la producción de serotonina en nuestro cuerpo, la cual mejora el estado de ánimo y ayuda a regular el ciclo del sueño.

Se puede cocinar de mil maneras

La última pero no menos importante de las razones de por qué comer carne de pollo es la versatilidad en la cocina. El pollo se puede preparar casi de cualquier forma: frito, cocido, a la plancha, a la brasa, guisado, al horno, empanado…

La única manera en la que no debe comerse nunca es crudo o poco hecho. Es una carne que ha de cocinarse bien para eliminar todas las bacterias presentes en estado crudo.

¿Necesitáis más razones para comer carne de pollo? Pues pasad por nuestra tienda online o por nuestra carnicería en Fuenlabrada, y comprobaréis la cantidad de opciones que tenemos con pollo: hamburguesas, filetes, contramuslos, alitas, brochetas,…

En Carnicerías Herrero te lo ponemos fácil (y rico).

2019-06-16T16:01:22+00:009 junio, 2019|Noticias|0 Comentarios

Escribe un Comentario