La gastronomía de la cuenca mediterránea es fascinante. Contamos con materias primas de excepcional calidad para elaborar deliciosos platos. Un buen ejemplo de ello es esta musaka que os traemos hoy desde Carnicerías Herrero. Se trata de uno de los platos más emblemáticos de la cocina griega y que puedes preparar fácilmente en casa.

Qué es la musaka

La musaka, musaca o moussaka realmente es un plato tradicional de Oriente Medio y de la zona de los Balcanes. Sin embargo, la versión griega es la que más fama ha adquirido internacionalmente.

Las primeras versiones hablan de una ensalada hecha con tomate y berenjena cocida, pero también las hay con patata en lugar de berenjena.

Sin embargo, el plato que se ha hecho famoso desde Grecia es similar a una lasaña, pero en lugar de utilizar planchas de pasta, se emplea berenjena. Y, aunque la receta tradicional se preparaba con carne picada de cordero, es más habitual hacerla con carne de ternera, de cerdo o mixta.

Receta tradicional de musaka

Para preparar esta receta vais a necesitar:

  • 3 berenjenas hermosas
  • 2 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • 1 zanahoria
  • 400 gramos de carne picada de Carnicerías Herrero
  • 3 tomates grandes y maduros
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • medio vaso de vino tinto
  • 1 vaso de caldo de carne
  • queso al gusto (parmesano, mozzarella, mezcla de quesos…)
  • salsa bechamel
  • perejil
  • orégano (finas hierbas, tomillo, o las hierbas que más os gusten)
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva virgen extra

Paso a paso de la receta

Lo primero que haréis es lavar y cortar en láminas más bien finas las berenjenas. Les echáis sal y las ponéis sobre papel de cocina para que absorba el agua que suelten. Pasado un tiempo, las sofreís y reserváis.

Mientras va soltando el agua, podéis ir lavando, pelando y troceando las verduras, en trocitos lo más pequeños que podáis.

En una sartén, con un chorro de aceite de oliva virgen extra, pochad todas las verduras excepto el tomate. Cuando estén blanditas, añadid el tomate muy bien troceado o rallado. Cocinad hasta que se forme una buena salsa de tomate casera, retirad y reservad.

Ahora toca el turno de sofreír la carne, previamente salpimentada. Cuando empiece a dorarse, añadid la salsa casera de tomate, el vino, el caldo de carne, el perejil y el orégano. Dejad reducir hasta que se evapore el alcohol y la carne absorba los líquidos.

Cuando tengáis todos los elementos preparados, solamente queda montar la musaka y hornear. Precalentad el horno a 160ºC con calor arriba y abajo.

Para el montaje, colocad en una fuente apta para horno una primera capa o base de berenjenas. A continuación, cubrid con una capa de carne y compactad bien.

Si tenéis mucha bechamel, podéis poner una capa entre medias de salsa. Si no tenéis demasiada, seguid alternando capas de berenjena y carne.

Id alternando de esta manera hasta llenar la fuente o agotar los ingredientes. Cubrid la fuente con bechamel y queso rallado que aguante bien el gratinado.

A continuación, meted al horno y cocinad durante 15-20 minutos. Pasado el tiempo, subid la temperatura del horno a 200ºC y gratinad durante unos 4-5 minutos, o hasta que vuestro queso tenga punto de dorado que deseáis.

Finalmente, solo queda disfrutar de esta riquísima y completa receta.