Cada vez hay más consciencia sobre la importancia que tiene la alimentación para poder llevar una vida sana. Tanto es así que hay quienes lo llevan al extremo y piensan que hay determinados elementos, como las grasas, que hay que eliminar radicalmente de nuestro día a día. Para desmentir esta creencia, hoy en Carnicerías Herrero hablamos sobre la importancia de las grasas en una dieta saludable.

El papel de las grasas en una dieta saludable

Las grasas son el nombre genérico que se utiliza para nombrar algunos lípidos.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, las grasas son imprescindibles para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. A nivel general, las grasas nos sirven como reserva energética.

Pero también contribuyen en la construcción de las membranas celulares, ayudan a fabricar hormonas, protegen el buen funcionamiento de las funciones cerebrales y además nos aíslan del frío.

Esto significa que tan malo es para la salud un consumo excesivo de grasa, como la falta de ella. Por tal motivo, su consumo debe ser moderado, constituyendo alrededor del 30-35% del total de las calorías diarias.

Tipos de grasas

Partimos de la base de que no todas las grasas son iguales.

Por un lado, están las grasas saturadas, que se encuentran en algunos aceites vegetales, como el de palma y el de coco. Pero principalmente se obtienen de alimentos de origen animal, como la mantequilla, carnes grasas, queso y yema de huevo.

Es importante tomarlas con moderación, puesto que aumentan los niveles del colesterol malo (LDL), con el consiguiente riesgo para la salud.

Hemos especificado las carnes grasas, porque dentro de un mismo tipo de carne (cerdo, por ejemplo) existen cortes muy magros que contienen poca grasa.

Por otro lado, tenemos las grasas insaturadas. De este grupo forman parte alimentos tan variopintos como los aceites de girasol, soja y oliva, el pescado azul, los aguacates, aves como el pollo y el pato y algunos frutos secos.

Son las conocidas como grasas buenas, ya que ayudan al cuerpo a prevenir enfermedades cardiovasculares.

Por último, tenemos las grasas trans. Se trata de grasas hidrogenadas que se obtienen de la manipulación industrial de grasas vegetales. Abundan en alimentos procesados, fritos, aperitivos industriales y bollería industrial.

Son el tipo de grasas que conviene evitar, ya que bajan el colesterol bueno y aumentan el malo.

Carnes dentro de una dieta equilibrada

El consumo de carne se enmarca dentro de una dieta equilibrada, como la mediterránea. Hemos de optar preferentemente por los cortes más magros. Aunque esto no significa eliminar de la dieta otras opciones con más grasa, sino simplemente reducir su consumo.

Existen miles de opciones para incluir las grasas en una dieta saludable, rica y variada.

En Carnicerías Herrero ponemos a disposición de nuestros clientes carnes de excelente calidad. La mejor manera de disfrutar cuidándose.