El pulled pork es uno de los platos de la cultura americana que han llegado para quedarse. Raro es encontrar a alguien que no conozca esta elaboración. Hoy, en Carnicerías Herrero, os traemos una receta de pulled pork casero fácil, ideal para multitud de elaboraciones, o para tomarlo directamente.

Receta de pulled pork casero fácil

Para preparar esta rica receta, necesitaremos:

  • 1,5 Kg de carne de aguja de cerdo de Carnicerías Herrero
  • 1 cucharadita de cada una de estas especias:
    • pimentón dulce (o picante, al gusto)
    • comino
    • canela
    • azúcar moreno
    • tomillo
    • orégano
    • ajo en polvo
    • cebolla en polvo
  • 1 cucharada de salsa de mostaza
  • 100 ml de cerveza
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 1 cucharada de Salsa Perrins
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva virgen extra
  • salsa barbacoa (opcional)

Paso a paso de la receta

El primer paso para preparar nuestro pulled pork casero consiste en macerar la carne.

Para ello, pondremos la carne en un recipiente amplio. Por otro lado, mezclaremos todas las especias, la sal y la pimienta y les añadiremos la mostaza y la salsa perrins.

A continuación, embadurnaremos la pieza de carne y la taparemos con papel film. Debemos dejarla macerar al menos seis horas. Si podéis hacerlo de un día para otro, por ejemplo preparando el macerado por la noche, mucho mejor.

Cuando vayamos a cocinarla, prepararemos una cacerola en la que quepa la carne. En ese momento, añadiremos un chorro de aceite de oliva y marcaremos la carne por todos lados. Debe quedar bien sellada.

Una vez sellada, añadiremos el caldo de pollo, junto a la cerveza y cocinaremos dependiendo del tipo de cacerola elegida con tapa. Si es una olla rápida, debería bastar con unos 45 minutos a temperatura baja, pero siempre habrá que comprobarlo, ya que cada olla es un mundo. Para cacerola tradicional, el tiempo será mucho mayor, llegando a las cinco o seis horas.

Cuando la carne esté lista, la dejaremos reposar un par de horas, para que los líquidos internos se distribuyan bien. Así evitaremos que quede seca por fuera.

Transcurrido el tiempo, desmenuzaremos la carne y la utilizaremos como más nos guste. Si la mezcláis con salsa barbacoa casera, estamos seguros de que os encantará.

¡Que aproveche!