La morcilla es uno de los embutidos más populares de la gastronomía española. De hecho, contamos con muchísimas variedades, como la famosa morcilla de Burgos. Hoy en Carnicerías Herrero, os explicamos las interesantes propiedades de la morcilla.

Cuáles son las propiedades de la morcilla

Antes de hablar de sus propiedades, es importante definirla.

La morcilla es un embutido tradicional de la gastronomía española. Aunque en cada región se elabora con diferentes ingredientes, su ingrediente principal es la sangre, que suele proceder de cerdos o vacas. Posteriormente, se le agregan otros componentes, como pueden ser el arroz, grasa, cebolla, miga de pan y especias variadas. De su composición dependen algunas de sus propiedades.

Alto contenido en hierro

Que la sangre sea su principal ingrediente, hace que entre las propiedades de la morcilla destaque su contenido en hierro. Este mineral es imprescindible para prevenir y tratar la anemia ferropénica. Este tipo de anemia genera cansancio, debilidad, mareos, nauseas, entre otros síntomas.

También aporta otros minerales como el zinc, potasio, calcio y magnesio.

Rica en proteínas

Por otra parte, la morcilla aporta muchas proteínas. Estas son fundamentales para la formación y mantenimiento de tejidos y músculos. Además de para los deportistas, es ideal para niños y jóvenes en etapa de crecimiento y para mantener la masa muscular en personas mayores.

Baja en colesterol

A pesar de ser un embutido, la morcilla aporta menos colesterol que otras opciones. Por otra parte, cuenta con un bajo nivel de ácidos grasos saturados. Ambas características entran dentro de las cantidades recomendadas por la Organización Mundial de la Salud.

Grasas necesarias

Aunque es un alimento calórico, las grasas que contienen son esenciales para la formación del cerebro de los niños. Por lo que, en su justa medida, es muy recomendable su consumo.

Un rico ingrediente para muchas elaboraciones

Además de todas las propiedades de la morcilla a nivel nutricional, es por sí misma un alimento delicioso. Tanto si se consume sola, como formando parte de otras elaboraciones, brinda muchísimas posibilidades culinarias.

Lo recomendable es cocinarla a la plancha o cocida, pero ¿quién puede resistirse a una morcilla a la barbacoa o frita? De vez en cuando, es un capricho que merece la pena darse.

En Carnicerías Herrero ofrecemos a nuestros clientes deliciosas morcillas, tanto de cebolla como de Burgos. Eso sin olvidar nuestras hamburguesas de ternera con morcilla, una auténtica delicatessen.