Cuando hablamos de cerdo ibérico, automáticamente nos vienen a la mente atributos como: calidad, gourmet, sabor, tradición… Pero la carne de cerdo ibérico es mucho más que eso, ya que se trata de una carne con múltiples beneficios para la salud. Por eso, hoy en Carnicerías Herrero hablamos sobre las propiedades de la carne de cerdo ibérico.

Cuáles son las propiedades de la carne de cerdo ibérico

El cerdo ibérico únicamente se cría en nuestra querida Península Ibérica. Al contrario de lo que sucede con la gran mayoría de cerdos de capa blanca, el cerdo ibérico vive en libertad o semilibertad. Esto supone que pasa la mayor parte de su vida disfrutando en la dehesa.

Allí obtiene, sobre todo en la etapa de la montanera, una alimentación natural, sana y variada. Aunque puede tomar otros alimentos, su dieta se basa en bellotas, castañas, raíces, hierba y otros productos que obtiene directamente en sus paseos por la dehesa. Todos estos alimentos naturales potencian las propiedades alimenticias de la carne de cerdo ibérico.

Las caminatas del cerdo ibérico le confieren su especial morfología. Son animales con menos capa grasa que los cerdos blancos, presentan una musculatura más desarrollada y unas patas más finas. A su favor, cuentan con una gran cantidad de grasa infiltrada o veteada, que aporta una gran jugosidad a la carne.

Esta grasa cuenta con la cualidad de ser cardiosaludable, ya que ayuda a reducir el colesterol malo, aumentando el colesterol bueno. Tanto es así, que a los beneficios de la carne de cerdo ibérico se los compara con los del aceite de oliva.

Por otro lado, la carne de cerdo ibérico es alta en proteínas. Éstas son fundamentales para garantizar un correcto crecimiento y desarrollo de la musculatura. Por eso está recomendada tanto para niños y jóvenes que todavía están creciendo, como para deportistas.

Además de ello, la carne de cerdo ibérico aporta vitaminas del grupo B y minerales tan importantes como el hierro, magnesio, potasio, fósforo y zinc, necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Finalmente, la carne de cerdo ibérico ha soportado siempre el sambenito de ser alta en calorías. Sin embargo, todo depende del corte elegido, puesto que los cortes más magros contienen pocas grasas y calorías. Por ello, no hay que renunciar a disfrutar de un buen solomillo de cerdo ibérico, lomo, etc.

Comprar la mejor carne de cerdo ibérico en Carnicerías Herrero

A todas estas estupendas propiedades de la carne de cerdo ibérico, hay que sumar su excelente y delicado sabor. En Carnicerías Herrero ofrecemos a nuestros clientes los mejores cortes de cerdo ibérico, para que disfruten de esta espectacular carne.