La carne de conejo es una fuente de proteína magra y sostenible que ha sido parte de diversas cocinas tradicionales alrededor del mundo, como la española. Hoy, desde Carnicerías Herrero os explicamos diversas formas de cocinar la carne de conejo para sacarle el mayor partido.

Formas de cocinar la carne de conejo

Preparar la carne de conejo puede parecer intimidante al principio, pero su versatilidad permite que se adapte a una variedad de métodos de cocción, desde los más sencillos hasta los más elaborados.

Una de las formas de cocinar la carne de conejo más tradicionales es frito. Es una forma rápida que aporta una textura crujiente y deliciosa. Se puede freír en aceite o freidora.

Otra manera es hacerlo asado, siendo un método de cocinado que resalta su sabor natural. Así, la parrilla, el horno y la barbacoa son ideales para ello.

También los guisos de conejo aportan un plus de calidez a los días más fríos. Combinado con verduras, especias y vino, el resultado es delicioso.

Finalmente, los estofados, con su cocción lenta, aportan un sabor intenso a la carne.

Platos típicos hechos con conejo

El conejo forma parte de numerosas recetas, dando un toque único a las elaboraciones, como la paella valenciana. Pero también puede ser el protagonista absoluto en otros platos.

Es el caso del conejo al ajillo, muy típico de nuestro país, y que suele gustar a todo el mundo.

Otra de las recetas clásicas es el conejo en escabeche. Un bocado tierno ideal para echar mano de él cuando no apetece cocinar.

No podemos dejar de lado el conejo a la cazadora o el conejo en salmorejo.

Finalmente, quienes prefieren recetas más sencillas, pueden prepararlo al vapor o en papillote. Estos cocinados preservan la humedad de la carne y mantienen la autenticidad de los sabores del conejo.